La “Ley de Nietos”, cada vez más cercana para miles de cubanos

mapa y bandera de españa

El Congreso español ha dado luz verde a la Ley de Memoria Democrática, este jueves 14 de julio, en una polémica sesión cuya votación se definió gracias al apoyo de las formaciones gobernantes (PSOE y Unidas Podemos), apoyadas por otras formaciones minoritarias.

La votación positiva abre una puerta de esperanza para miles de cubanos y latinoamericanos que podrían aspirar a obtener la ciudadanía española en virtud de la ley de memoria democrática. 

Ahora el proyecto de ley deberá tramitarse en el Senado lo que podría dejar finalmente aprobada la normativa en septiembre de este mismo año, 2022. 

Antes de su paso por el Congreso, el proyecto de Ley de la Memoria Democrática transitó por la Comisión de Asuntos Constitucionales, el 4 de julio.

Allí, tras un chispeante debate, la normativa fue aprobada con un dictamen final que se saldó con 19 votos a favor, 15 en contra y dos abstenciones. Esto permitió al proyecto de Ley avanzara a ser discutido en el pleno del Congreso.

Tras casi dos horas de debates en el Congreso, el texto de la disposición adicional octava se mantiene inalterable respecto a la forma en que salió de la Comisión Constitucional. Es poco probable que la redacción de esa disposición cambie en los trámites que están por venir. 

Hasta el año 2018 según estadísticas oficiales, en virtud de la popularmente conocida como Ley de Nietos, aproximadamente 100.000 cubanos consiguieron obtener la nacionalidad española y otros 100000 estaban en trámites para conseguirlo.

Los cálculos actuales más realistas señalan que 200.000 cubanos podrían volverse españoles si, en definitiva, prospera la Ley de Memoria Democrática. 

¿Ley de Nietos?

Como advierte la abogada Estela Marina, directora del Grupo Aristeo, la Ley de Nietos no existe. 

El término es la manera popular de llamar a un fragmento de la Ley de Memoria Histórica de 2007 que permitió a muchos cubanos y latinoamericanos, descendientes de españoles, optar por la ciudadanía española.

LEA TAMBIÉN:  El Gobierno de Nicaragua aclara sobre prueba de solvencia económica a los cubanos

La ley de la memoria democrática no es, tampoco, una ley de descendientes.

Ahora, en su disposición adicional octava tiene incluido supuestos que permiten que ciertos colectivos de descendientes puedan optar a la ciudadanía española por opción, en consonancia con el artículo 20 del Código Civil español.

Supuestos para adquirir la nacionalidad española

¿De aprobarse la ley de memoria democrática quiénes podrían optar por la nacionalidad española?

Así lo reconoce el proyecto de Ley:

Los nacidos fuera de España de padre o madre, abuelo o abuela, que originariamente hubieran sido españoles y que como consecuencia de haber sufrido exilio por razones políticas, ideológicas o de creencia renunciaran a la nacionalidad española, podrán optar a nacionalidad española, a los efectos del artículo 20 del Código Civil. Esta declaración deberá formalizarse en el plazo de dos años desde la entrada en vigor de la presente Ley.

También  podrán adquirir la nacionalidad española las personas que se encuentren en los siguientes supuestos:

a) Los hijos e hijas nacidos en el exterior de mujeres españolas que perdieron su nacionalidad por casarse con extranjeros antes de la entrada en vigor de la Constitución de 1978.

b) Los hijos e hijas mayores de edad de aquellos españoles a quienes les fue reconocida su nacionalidad de origen en virtud del derecho de opción de acuerdo a lo dispuesto en la presente Ley o en la Disposición Adicional Séptima de la Ley 52/2007, de 26 de diciembre.

¿Qué pasa ahora?

Si en septiembre, como es de esperar, queda aprobada la Ley y publicada incluso en el Boletín Oficial del Estado, ¿qué pasaría?

Para los desesperados, no se trata de comenzar a presentar expedientes cuanto esté recién publicada la norma. Así no funciona.

Luego de la publicación en el BOE, las autoridades españolas deben emitir normas complementarias —un reglamento o una instrucción— que regule la forma en que se hará efectiva la norma, es decir, la Ley de Memoria Democrática.

LEA TAMBIÉN:  Muere el cantante Osmel Francis, director de Cubanos en la Red

Ese reglamento regulará plazos y formas de cómo se van a presentar los expedientes y todo lo demás asociado a este proceso.

Solo podremos hablar claramente de qué requisitos son necesarios para acceder a la nacionalidad española cuando exista la regulación, que es posterior a la aprobación de la Ley de Memoria Democrática.

Detalles de la Ley de Memoria Democrática

A pesar de que en Cuba y en gran parte de Latinoamérica ha llamado mucho la atención la disposición adicional octava, la ley de memoria democrática es mucho más que eso.

La norma condena al régimen franquista, anula las sentencias políticas emitidas por este y reconoce a las víctimas de la dictadura y la guerra civil que enlutó a España.

Además la ley obliga al Estado a buscar y exhumar a miles de víctimas que fueron enterradas en fosas comunes o cunetas.

La ley pone a debate también lo que se considera el final del franquismo y extiende la sospecha de vulneración de derechos humanos por parte del franquismo hasta el final del año 1983, un lustro después de que fuera aprobada la Constitución y 12 meses después del inicio del gobierno del primer presidente de la democracia, Felipe González.

Los debates en el seno del Congreso este jueves 14 de julio fueron álgidos y mostraron las profundas diferencias, a veces irreconciliables, entre las variopintas formaciones políticas compra esencia en el Congreso español.

Para la derecha, representada por el Partido Popular, Vox y Ciudadanos, la ley de memoria democrática es una ley sectaria que no hace justicia, sino venganza. portavoces de esas formaciones políticas han advertido de que de llegar al poder en España intentarán derogar dicha ley.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *