enrique molina actor cuba

Cuba de luto: actor Enrique Molina muere por COVID-19

Otro golpe para la cultura cubana. Jornadas después de la muerte del caballero del son Adalberto Álvarez se reporta desde Cuba el fallecimiento de Enrique Molina, destacado actor de cine y televisión.

Molina, uno de los actores más queridos y prolíficos de la Isla, luchaba desde hace varios días contra la COVID-19.

La cuenta oficial de Luis Silva (actor que encarna a conocido Pánfilo Epifanio, de Vivir del cuento) fue de las primeras en dar la noticia en redes sociales.

Un placer haber compartido escena con usted. Se ha ido Enrique Molina. A solo unos meses de haber perdido a su esposa. Buen viaje, escribió Silva.

Molina nació en Santiago de Cuba el 31 de octubre de 1943. Comenzó a actuar muy joven, a inicios de la década de los sesenta del pasado siglo, como actor aficionado.

Trabajaba en una cafetería, el Café Nubiola, muy cerca de la Sala Teatro Profesional de Santiago, el Conjunto Dramático de Oriente. Allí iban a merendar Félix Pérez, Raúl Pomares, Obelia Blanco, María Eugenia García, entre otros.

Molina quería ser actor. En la cafetería cobraba menos de 70 pesos y como actor cobraría entonces cerca de 150. Tenía una familia que mantener.

En un conocido programa de entrevistas, en televisión, contó detalles sobre su carrera y su infancia, que fue muy dura:

“Yo tuve una niñez bien dura, porque a los 10 años tuve que dejar la escuela, en cuarto grado; una escuela pública que había en la Calzada de Bauta y dedicarme a hacer un montón de cosas durante el día. Repartir mi horario desde vender aguacates a las 8 de la mañana, con una cesta enorme en la cabeza, que me hundía la cabeza, a las 10 de la mañana dejar los aguacates, los que quedaban, y recoger la bolita, la charada, un listado de la gente que jugaba a la bolita y me buscaba un medio o diez quilos con eso. Por la tarde limpiaba zapatos en el parque de Bauta. Por la noche vendía maní en lo que era el cine Suárez, que ya no existe. Y bueno, y así fue pasando”.

Con el paso del tiempo se transformó en uno de los actores más conocidos y versátiles de la escena cubana. Los habitantes de la isla nunca dejaron de verlo en la televisión. Era un rostro siempre presente en los dramatizados de producción nacional.

silvestre cañizo tierra brava
Silvestre Cañizo (Enrique Molina) es uno de los personajes más queridos y recordados por el pueblo de Cuba.

Encarnó muchos personajes inolvidables de la televisión y el cine cubanos. Quizás el más entrañable de todos fue Silvestre Cañizo, el noble y discapacitado —debido a una golpiza— personaje de la novela Tierra Brava.

En la novela original de la escritora Dora Alonso el personaje de Silvestre no existía. En la telenovela lo encarna Enrique Molina, quien tuvo mucha responsabilidad en su creación. Así lo contó a Amaury Pérez en una conocida entrevista:

¿CÓMO SE CREÓ EL PERSONAJE DE SILVESTRE CAÑIZO?
Una vez me mandó a buscar Dora Alonso, ya cuando la novela estaba casi en su final, y ella, muy contenta, muy satisfecha, muy feliz, me felicitó y me dijo: Mira, ese personaje yo no lo creé. ¿Quién creó ese personaje? Dígole: mire, Dora, esto, el personaje, aunque me sea feo decirlo, y con la anuencia de la directora, de Xiomara Blanco, lo fui creando yo. Lo creé, porque lo primero que hice fue que me fui, como ya yo tenía los capítulos en mi casa, todos, y ya yo sabía que a partir del capítulo 30 al personaje le daban aquella paliza que lo dejaban botado en el monte. Yo me fui a ver a un médico, allí al Hospital Ortopédico, a consultar con él como quedaría una persona que recibe una paliza de esa manera, que se queda abandonado, silvestre, en el monte, ¿Por dónde hay que darle para que se justifique que esa joroba queda para toda la vida? Porque no había un hospital (en la novela) no hay nada. Y entonces él me fue explicando que para lograr… Yo sí le hice al médico, físicamente, lo que yo quería, cómo yo quería quedar. Y me dijo: bueno, mira, hay que partirle la clavícula al personaje con algo, con un palo, con un pedazo de hierro, con algo y entonces así lo hicimos. Después le expliqué a Xiomara por dónde es que se asalta al personaje, que se vea un culatazo que le dan con un fusil, dónde le dan, para justificar esa lesión que se le queda para toda la vida. Después me fui a ver a un técnico de prótesis bucal para que me creara esa cosa que se levantaba aquí por dentro; él me creó una pieza que yo me ponía por allá adentro, y se quedaba la boca virada, horrible.


Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *