huracan cuba eeuu

The Washington Post: EE.UU. debería aprender de Cuba en materia de huracanes

Estados Unidos podría aprender mucho de la experiencia cubana en el enfrentamiento a huracanes y otros fenómenos meteorológicos sugiere un texto publicado por The Washington Post este jueves, 2 de septiembre.

El artículo recuerda el paso del huracán Katrina, hace 16 años, durante el mandato de George W. Bush. En aquel momento más de 1800 personas murieron (en su mayoría población negra) y la tormenta dejó cientos de miles de desplazados y más de 100.000 millones de dólares en pérdidas materiales.

Según señala el Post, Katrina fue una “catástrofe nacional” para los Estados Unidos y puso de manifiesto la “espantosa falta de preparación del gobierno” para afrontar eventos meteorológicos de este tipo, además de su “racismo sistémico”.

The Washington Post reconoce que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) no ha mejorado mucho y cita el ejemplo del paso del huracán María por Puerto Rico en 2017 y la devastación de la isla durante la administración de Donald Trump.

“Está incapacidad para aprender de los errores del pasado contrasta con la de Cuba que también es golpeada periódicamente por los mismos poderosos huracanes”, señala el medio.

LEA TAMBIÉN:  Cubanos abandonan becas CONACYT México para cruzar a Estados Unidos

La publicación recuerda un hecho sucedido en octubre de 1963 que se recuerda poco en Estados Unidos.

Ese año, un año después del estallido de la Crisis de los Misiles, Cuba enfrentó al huracán Flora. Fue el primer ciclón que azotó la isla caribeña luego de la toma del poder de Fidel Castro.

La devastación que dejó el Flora llevó al gobierno revolucionario cubano a establecer un Sistema de Defensa Civil en 1966 que se ha convertido, según el Post, en un modelo mundial. Así lo reconocen las Naciones Unidas y la agencia Oxfam International.

lazo del Flora
El ciclón Flora, en 1963, devastó el oriente y centro de Cuba. Llevó una trayectoria sinuosa y errática. Las lluvias fueron intensas y el aspecto más peligroso del huracán.

A pesar de que la guerra fría marcaba el pulso de la década de los sesenta, los meteorólogos cubanos trabajaron estrechamente con los estadounidenses para proyectar la trayectoria del ciclón Flora e informar sobre los detalles del huracán.

El evento meteorológico arrojó sobre el oriente y centro cubanos, en 100 horas, más lluvia que la que había recibido el país en los 12 meses de 1962. Fue una catástrofe.

En aquellos fatídicos días los principales líderes de la revolución, entre ellos Raúl Castro y Ernesto Guevara, pusieron en peligro la vida al dirigir las operaciones de rescate y salvamento de los que no pudieron escapar de las aguas crecidas.

A pesar de los esfuerzos, el Flora dejó 1157 personas muertas en Cuba. Más de 11.000 perdieron sus hogares en un país que, en aquellos momentos, sólo tenía 6 millones de habitantes, recuerda The Washington Post.

LEA TAMBIÉN:  ¿Cuáles son los mejores sitios web para enviar comida a Cuba?

Informes desclasificados de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) informaron entonces que el régimen de Castro tendría graves dificultades para recuperarse de los daños del Flora. 

Mientras, en el exilio estadounidense los medios de comunicación y los opositores que se marcharon de la isla luego de 1959, esperaban ansiosos que los destrozos del ciclón causaran la desaparición del gobierno de Castro, algo que la invasión de Bahía de Cochinos (Playa Girón) en 1961 y otras operaciones encubiertas no habían logrado hasta entonces.

Las predicciones de la CIA, recuerda The Washington Post, se equivocaron. La imagen de Fidel tras el paso del Flora quedó aún más fortalecida como todopoderoso “Comandante en Jefe”.

The Post resalta el Sistema de Defensa Civil establecido en Cuba desde 1966. Explica que programa simulacros cada año para promover la educación y probar la comunicación en momentos de crisis meteorológica.

La defensa civil en Cuba va desde la alerta temprana hasta las evacuaciones poco antes de que llegue la tormenta, además de la orientación para la etapa de recuperación tras el paso de los huracanes.

El medio estadounidense señala que el principal resultado de esta política es salvar vidas. Y cita ejemplos. En 2004 el huracán Jeanne mató cerca de 3000 personas en Haití pero no murió nadie en Cuba, ilustra la publicación.

Incluso un análisis de la FEMA de Estados Unidos reconoció que Cuba tiene un “sólido historial en lo que respecta a ciertas características de preparación y respuesta ante desastres”.

Entre los años 2005 y 2015 Estados Unidos ha sufrido 15 veces más muertes por huracanes qué la pequeña y empobrecida isla de Cuba, dice el artículo.

“Estados Unidos haría bien en cooperar activa y directamente con Cuba” recomienda la publicación. ¿Por qué? Porque los dos países son golpeados frecuentemente por los mismos huracanes y porque “las autoridades cubanas tienen un largo y exitoso historial en la gestión de este tipo de desastres”.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *