cama jjoo tokio 2022

Cubanos no podrán tener relaciones sexuales durante Juegos Olímpicos Tokio 2020

Ninguno de los 69 integrantes de la delegación de Cuba a los Juegos Olímpicos (JJOO) Tokio 2020 podrán tener relaciones sexuales. Al menos no en las “camas antisexo” de la villa olímpica.

La noticia se ha vuelto viral en las redes porque las camas se han construido de cartón y solo resisten el peso de una persona, justamente para evitar que los atletas tengan sexo, una práctica que suele suceder en estas competiciones.

Los organizadores han informado que las camas ecológicas resisten hasta 200 kilos (400 libras) y que las limitaciones en su uso forman parte de las medidas contra el contagio de COVID-19.

Aunque Airweave, fabricante de las “camas antisexo” aseguró a la prensa que son lo suficientemente sólidas como para soportar dos personas a la vez, recomiendan que se usen solo individualmente y sin movimientos bruscos.

El director general de la Villa Olímpica, Takashi Kitajima, director general de la Villa Olímpica dijo que estas camas “son más fuertes que las de madera, pero, tanto la madera como el cartón se rompen si se santa sobre ellas”.

Sin embargo, el gimnasta irlandés Rhys McClenaghan compartió en sus redes sociales un video en el que salta repetidas veces sobre la cama y esta queda intacta. “Las camas se suponen que son antisexo. Están hechas de carbón, sí, pero deberían romperse ante cualquier movimiento fuerte. Es falso, fake news”, dijo.

Uso de condones en los Juegos Olímpicos

Durante la época de Juegos Olímpicos (JJOO) es común que los atletas liguen entre ellos y tengan relaciones sexuales, ya sea entre miembros de una misma delegación o de países diferentes.

El tirador australiano Mark Russell dijo que la Villa Olímpica era el lugar del mundo donde mayor testosterona había. Algunos calculan que entre el 70 y el 75% de los atletas tienen sexo durante estas competiciones.

Para ligar los atletas no solo usan el intercambio en gradas, competencias y áreas comunes, sino aplicaciones de citas como Tinder.

Los días de Sidney 2000 fueron también noticia porque el comité organizador del evento tuvo que solicitar 20 000 preservativos a mitad de los JJOO, porque los más de 70 000 que habían entregado a los atletas se estaban agotando.

12 años más tarde, en Londres, se repartieron 150 000 condones por lo que la prensa los llamó “los juegos más obscenos de la historia”. Sin embargo, fue en 2016 en Río de Janeiro, cuando se rompieron todos los récords: 350 000 preservativos, 100 000 preservativos femeninos y 175 000 paquetes de lubricante, 42 por atleta.

El comité organizador de Tokio, sin embargo, ha anunciado que, debido a las medidas sanitarias para evitar los contagios de COVID-19, solo se repartirán 150 000, no con el objetivo de ser usados, sino más bien regresar con ellos a sus países y ayudar en la concientización de la lucha contra las Enfermedades de Trasmisión Sexual y el VIH-SIDA.

La entrega de condones a los atletas olímpicos comenzó en Seúl 1988, cuando se entregaron 8 500 profilácticos, y los condones usados encontrados en los tejados de la villa, obligaron a la prohibición del sexo al aire libre.

Desde entonces se entregan preservativos a los atletas, cifra que ha ido en constante crecimiento.

En Atenas 2004, la marca de condones Durex donó 130 000 preservativos «para suavizar el rendimiento de los deportistas de élite del mundo en la arena y bajo las sábanas».

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *