¿Qué es un güije? Conoce este siniestro y curioso mito de la tradición oral cubana

güije en Cuba

El Güije, a menudo denominado Jigüe o Chichiricú, es una raza particular de duende que predomina en el folclore caribeño cubano.

Esta criatura se representa casi siempre como un pequeño negro con rasgos extraños, ojos saltones y un carácter escurridizo.

Se dice que viven en estanques y ríos intrincados y por la noche aparecen para asustar a los curiosos. A menudo deambulan casi desnudos, envueltos en ramas, en la oscuridad.

En la literatura, la música, las artes visuales, el cine, los programas infantiles y los dibujos animados cubanos aparece con frecuencia el güije, aunque casi siempre con un carácter más afable del que le atribuyen las leyendas campesinas.

El güije en el arte y los medios

El güije aparece con frecuencia en obras de arte que abarcan muchos géneros y formatos. Su imagen se ha empleado para difundir mensajes de apoyo al medio ambiente y a la educación de los jóvenes.

Han aparecido referencias suyas en películas como «Viva Cuba», en programas infantiles como «El Camino de los Juglares» y en dibujos animados y cómics como «Kukuy».

Autores cubanos, como Julia Calzadilla, autora de “Los Chichiricú del charco de la Jícara”, lo han utilizado como inspiración para su obra.

El poeta nacional de Cuba, Nicolás Guillén, tiene un poema titulado “Balada del güije” en su colección de poesía West Indies Ltd. (La Habana, 1934). Este poema ilustra lo que en realidad es el güije, personaje que podría considerarse una advertencia para los niños que desobedecen la sabia orientación de sus padres.

La leyenda del Güije

Los güijes son objeto de varias leyendas. En cuanto a su aparición en la cultura cubana, hay varias historias que se repiten.

LEA TAMBIÉN:  Músico César Pedroso, director de Pupy y los que Son Son, se recupera, informa la familia

Hay constantes comentarios sobre un hombre negro pequeño, feo y de cabeza grande, con ojos saltones, pelo enmarañado y una boca enorme.

Según otros, vigila la vegetación y los animales de los montes, como un duende, y castiga duramente a las personas que no respetan el mundo natural.

En algunas ocasiones se dice que prefieren los dulces y golosinas. Hay otras versiones más oscuras que indican que estos seres sobrenaturales comen personas y animales vivos.

Habitan en estanques y ríos y están completamente desnudos o cubiertos de escasas lianas (bejucos) y guano.

Muchos campesinos afirman que los güijes atacan a los viajeros que se atreven a cruzar el campo por la noche. Es de este modo una tradición marcadamente rural que se ha ido perdiendo en tanto la población cubana se ha transformado, mayoritariamente, en urbanita.

Según ciertas tradiciones, los güijes se enamoran profundamente y tienen la mala tendencia de molestar a las hembras bonitas que van al río a bañarse o lavarse.

Supersticiones relacionadas

Hay varias explicaciones sobre la aparición de los güijes.

Se afirma que se puede rodear y capturar a estos duendes a medianoche con doce valientes de nombre Juan (Doce Juanes).

Otra versión afirma que podemos convocar a un güije tras darle doce vueltas a una ceiba, siempre a medianoche. Es probable que el güije huya o ataque a la persona que lo convoque.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *