Kilian Linder cuba colapso salud

El sistema sanitario cubano está al borde del colapso, asegura experto

El sistema de salud cubano está al borde del colapso, aseguró el responsable de la sección de Cuba de Cáritas Internacional, Kilian Linder a un medio de prensa alemán.

El repunte de la COVID-19 y la grave crisis económica han puesto en apuros al sistema sanitario de la Isla, dijo Linder.

Hay escasez de equipos de protección, medicinas y artículos de primera necesidad. Como el año pasado no hubo turismo, faltaron divisas para comprar suministros médicos o materias primas para fabricar sus propios productos.

Durante un año, Cuba pudo mantener la pandemia de COVID-19 bajo control. Pero con la apertura del turismo, en junio pasado, las infecciones aumentaron rápidamente.

El número de nuevas infecciones por cada 100.000 habitantes se sitúa actualmente en torno a las 400 por semana, según Linder.

El epicentro de la pandemia es la región de Matanzas, donde se encuentra el principal polo turístico de sol y playa de Cuba, Varadero.

Además, debido al desabastecimiento de productos de primera necesidad, muchas personas tienen que hacer colas larguísimas y de muchas horas para abastecerse de productos indispensables. Los cubanos, por más que lo deseen, “no pueden aislarse”, explicó Linder.

Según el experto en temas cubanos, el despliegue de unos miles de médicos en otros países no ha tenido un gran impacto en la crisis actual que atraviesa la Isla en su lucha contra el coronavirus.

“La densidad de médicos en Cuba sigue siendo la más alta del mundo, a pesar del desplazamiento temporal de profesionales de la medicina al extranjero”, dijo. En relación con el número de habitantes, en Cuba hay el doble de médicos que en Alemania.

LEA TAMBIÉN:  Sancti Spíritus: comunidad rural regala una moto a su vecino médico (+ Fotos y video)

Además de la falta de divisas por la ausencia de turismo, Linder cree que “un cierto desgaste” es el responsable de la crisis del sistema sanitario cubano.

En los años 80 y 90 las autoridades cubanas invirtieron mucho dinero en el que entonces era considerado como uno de los primeros sistemas sanitarios del mundo.

En los últimos 30 años, el sistema de Salud en Cuba ha vivido de esas inversiones del pasado, pero ya se nota el desgaste. “El declive económico general se nota también en los servicios médicos”, dijo el experto.

La falta de divisas también está dificultando la producción de las dos vacunas anti COVID-19 desarrolladas en Cuba (Abdala y Soberana 02). Muchos de los componentes para su producción son importados.

“Cuba es el único país de América Latina que ha desarrollado sus propias vacunas”, dijo Linder. Pero el progreso científico se ve frenado por la falta de materiales, dijo.

Aproximadamente la mitad de la población adulta ya se ha vacunado una vez. Sin embargo, se necesitan tres dosis para una protección completa.

La disposición a vacunarse es muy alta. “El escepticismo de la vacunación no es una cuestión relevante” en Cuba, aclaró Linder.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *