Etecsa y Orange acuerdan desplegar cable submarino entre Martinica y Cienfuegos

cable submarino martinica cub cienfuegos

La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba SA (Etecsa) anunció este miércoles, 7 de diciembre, que firmó un acuerdo con la compañía francesa Orange SA para ampliar y diversificar sus servicios internacionales, con el fin de instalar un cable submarino de fibra óptica entre Martinica y la provincia cubana de Cienfuegos. 

Esta conexión submarina tendrá como objetivo apoyar la expansión internacional de Etecsa, y al mismo tiempo satisfacer la creciente demanda de servicios de internet y de banda ancha. 

Orange Marine, filial de Orange, se hará cargo de la tarea de desplegar el cable submarino. 

Una vez que el proyecto esté completado en el 2023, el país contará con una nueva ruta para sus servicios internacionales, diversificando así la conectividad existente. 

Además, la conexión proveerá al país de la posibilidad de seguir expandiendo la conectividad internacional, según las posibilidades económicas. 

El proyecto ya cuenta con todos los permisos necesarios para su despliegue.

La postura de los EE. UU. 

La semana pasada, el Departamento de Justicia de EE.UU. recomendó a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) que denegara la licencia para la instalación del primer cable de telecomunicaciones submarino entre EE. UU. y Cuba

Esto se debió a que el Gobierno cubano representa una «amenaza de contrainteligencia» según Estados Unidos, y porque ETECSA administraría el sistema de aterrizaje del cable, permitiendo a La Habana «acceder a datos sensibles de EE. UU. que viajen a través del nuevo segmento de cable». 

A pesar de esta recomendación, el Departamento de Justicia sostiene su compromiso de «promover el uso de Internet en Cuba», aunque aclararon que el país sigue siendo una amenaza de contrainteligencia para EE. UU. 

LEA TAMBIÉN:  ¿Cuáles son los mejores teléfonos celulares para Cuba? (2022)

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, criticó la recomendación realizada por el Departamento de Justicia.

El vicecanciller cubano Carlos Fernández de Cossío también criticó en Twitter la recomendación del Departamento de Justicia.

El cable ALBA-1

El cable submarino ALBA-1 es una importante infraestructura de telecomunicaciones que permite la conexión de Cuba con Venezuela y Jamaica. 

Desplegado en 2011 y puesto en operación en 2013, el cable cuenta con un ancho de banda de 640 Gbps y es el único medio de comunicación por fibra óptica que conecta a Cuba con el resto del mundo.

El único cable submarino de fibra óptica que tiene Cuba conecta el oriente de la isla con Venezuela.

Con una longitud de 1,602 kilómetros, el proyecto de ALBA-1 tuvo un costo de 70 millones de dólares. 

Su nombre proviene de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

ALBA-1, un cable submarino de 1860 km que conecta a Cuba, Jamaica y Venezuela, es el primer cable submarino que conecta a Cuba con el mundo exterior.

Anunciado por primera vez en enero de 2007, el proyecto fue completado en agosto de 2012, y a partir de enero de 2013 se comenzó a usar.

La propiedad y operación de ALBA-1 está a cargo de una empresa conjunta venezolano-cubana llamada Telecomunicaciones Gran Caribe (TGC), la cual es propiedad al 60% de Telecom Venezuela y al resto de Telco Transbit de Cuba.

LEA TAMBIÉN:  MW Urbanos: aplicación para el seguimiento en tiempo real de las guaguas en La Habana

Este cable tiene su punto de llegada en la playa de Siboney en Santiago de Cuba, Cuba; en La Guaira, Caracas, Venezuela; y en Ocho Rios, Jamaica.

Su diseño tiene una capacidad de 5.12 Tbps. Alcatel-Lucent, a través de su subsidiaria china Alcatel-Lucent Shanghai Bell, recibió el contrato para proporcionar una solución llave en mano para la construcción del cable ALBA-1, con un costo final de 70 millones de dólares estadounidenses.

La estimación inicial, de octubre de 2006, fue de 55 millones de dólares: 35 millones para la porción submarina y 20 millones para extender el cable hasta las redes de Cuba y Venezuela en La Habana y Caracas.

Actualmente, ALBA-1 es el único cable internacional comercial que conecta a Cuba con el mundo.

Además están los sistemas submarinos GTMO-1 y GTMO-PR que llegan a la Estación Naval de Estados Unidos en Guantánamo Bay, Cuba, pero estos no están disponibles para uso comercial.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *