marcha 15n archipielago

Archipiélago marchará el 15N, a pesar de la negativa del gobierno

Aunque las autoridades de las Asambleas Municipales del Poder Popular en varios territorios denegaron la solicitud de varias personas para realizar una marcha pacífica y cívica el próximo 15 de noviembre (15N), la plataforma Archipiélago anunció en sus redes sociales que de todos modos saldrán a las calles.

“La respuesta del régimen demuestra una vez más que no existe en Cuba el Estado de Derecho, que no están dispuestos a respetar ni siquiera su propia constitución y que violan los Derechos Humanos de los cubanos”, escribieron. “La respuesta del régimen ha dejado en ridículo al propio presidente del Tribunal Supremo quien dijo que Cuba respetaría el derecho a la manifestación. La respuesta del régimen está llena de falsedades, difamaciones y mentiras. La respuesta del régimen constituye un crimen. El 15 de noviembre nuestra decisión personal será marchar cívica y pacíficamente por nuestros derechos. Frente al autoritarismo responderemos con civismo y más civismo”.

Los comentarios de los usuarios fueron en su mayoría de apoyo al asegurar que Cuba necesita un cambio y que una marcha puede ser el inicio de esas transformaciones. 

“No se puede esperar por una autorización porque nunca la van a dar”, respondieron.

Otros alertaron que, al declarar ilícita la marcha, ahora el gobierno cubano tiene una excusa para acusar, condenar y encarcelar a los promotores de esta manifestación, y finalmente hacer lo que siempre han querido: “callarlos”.

“La respuesta de las autoridades del Gobierno entregada este martes a la notificación para la realización de la Marcha Cívica por el Cambio el día 15 de noviembre informó a los integrantes de Archipiélago que “no se reconoce legitimidad en las razones que esgrimen para la marcha” y que esta “constituye una provocación”, publicaron anteriormente los miembros de la plataforma cívica.

En las redes sociales se han compartido fotos del acto de repudio y rechazo de varias personas frente a la sede del gobierno municipal en la Habana Vieja, donde Yunior García Aguilera —uno de los fundadores de archipiélago y su rostro más importante— se presentó a recoger la respuesta a la solicitud de marcha.

Entre las razones del gobierno para no permitir la marcha en ninguna de las provincias que la solicitaron, se encontraba que los promotores tienen vínculos con “organizaciones subversivas o agencias financiadas por el gobierno estadounidense, tienen la intención manifiesta de promover un cambio de sistema político en Cuba”. 

“Ello reafirma que la marcha anunciada, cuyo esquema organizativo se concibe en simultáneo para otros territorios del país, constituye una provocación como parte de la estrategia de «cambio de régimen» para Cuba, ensayada en otros países.

La reacción de los cubanos en las redes sociales ha estado dividida: los que se alegran de esta negativa del gobierno y argumentan que estas “marchas” solo buscan traer violencia a Cuba y quienes se muestran molestos por la violación a la libertad de expresión y manifestación expresa en la Constitución aprobada recientemente.

La decisión de Archipiélago de salir a las calles aún en contra de la voluntad del gobierno traerá consigo no solo amenazas, restricciones de movimiento y reclusión domiciliaria, y hasta posible cárcel de sus miembros, sino también la esperanza de muchos cubanos que ven en una protesta similar a la del 11 de julio la posibilidad de salir a las calles, decir lo que piensan y ser escuchados. 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *