cuba desescalada

Cuba, azotada por la crisis, comienza la desescalada

Cuba comenzó este viernes, 24 de septiembre, a reabrir su economía de manera escalonada en las provincias donde han disminuido los casos de covid-19.

La reapertura del servicio de restaurantes y cafeterías es uno de los hechos más representativos de la relajación de las medidas restrictivas.

Entre las decisiones adoptadas por las autoridades también destaca el acortamiento del horario de toque de queda nocturno impuesto a La Habana y Matanzas.

Matanzas, que en junio vivió un rebrote dramático que hizo colapsar el sistema de salud de la provincia, relajará progresivamente las medidas de control y permitirá el acceso a playas, además de permitir la apertura de comercios y restaurantes. Por el momento no se autoriza la realización de fiestas, aseguró Mario Sabines, gobernador de esa provincia.

Según palabras de Reynaldo García Zapata, gobernador de La Habana, en la capital cubana los contagios de covid-19 han bajado de manera consistente.

Las nuevas medidas de apertura gradual se ponen en marcha en ocho de las 15 provincias cubanas y también en el municipio especial Isla de la Juventud que, en su lucha contra la pandemia ha salido favorecido de su aislamiento geográfico.

Los clientes de restaurantes y cafeterías pueden ahora quitarse las mascarillas una vez que estén sentados, mientras que el personal de servicio está obligado a lavarse las manos con regularidad y mantener estrictas medidas de higiene en todo momento.

Cuba enfrenta una severa crisis económica ocasionada por la caída del turismo, debido a la covid-19, la disminución de las ayudas de su tradicional aliado, Venezuela, y el endurecimiento de las sanciones impuestas por Estados Unidos.

La reapertura de restaurantes, cafeterías y comedores ayudará a la economía cubana a recuperarse del impacto de la pandemia, dijo Betsy Díaz, ministra cubana de Comercio Interior.

Hasta ahora los restaurantes sólo podían operar en la modalidad de delivery (entregas a domicilio). La reapertura gradual que comenzó este viernes beneficia a medio millar de negocios en la capital, incluidos más de 300 restaurantes.

La progresiva relajación de restricciones coincide con los preparativos de Cuba para la temporada alta del turismo, un período que las autoridades cubanas pretenden aprovechar para captar dólares. La Isla necesita liquidez con urgencia para hacer frente a la grave escasez de casi todo que padece el país.

El gobierno cubano anunció hace algunas jornadas que, a partir de mediados de noviembre, permitirá mostrar los certificados de vacunación como requisito de entrada de los viajeros que lleguen al país, en lugar de la prueba PCR. También se han anunciado más vuelos de llegada.

vacuna cuba covid-19

Cuba se ha apresurado en vacunar a su población con vacunas de producción local, Abdala y Soberana 02. El objetivo anunciado por las autoridades es lograr más de un 90% de vacunados en noviembre.

Con este objetivo la Isla se convirtió en el primer país en vacunar a menores de 12 años contra la covid-19. Los científicos cubanos analizan ahora vacunar también a la población menor de 2 años de edad, una propuesta en estudio.

Hasta el momento más del 70% de los cubanos residentes en la isla han recibido al menos una dosis de alguna vacuna contra la covid-19.

Las autoridades sanitarias del país explicaron que en septiembre comenzaron a descender los contagios por coronavirus tras el pico que se vivió en los meses de verano, julio y agosto.

A inicios de septiembre, Cuba solicitó oficialmente a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el inicio del proceso de reconocimiento oficial de las vacunas producidas en la Isla.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *