Incendio en Matanzas: explosión de un tanque de combustible deja varios heridos (+Fotos y Videos)

tanque de combustible de matanzas incendiado

El incendio y explosión de un tanque de combustible, ocurrida este viernes cerca de las 7:00 p.m., en la Base de Supertanqueros de Matanzas es la noticia de las últimas horas en Cuba.

El siniestro es el peor de su tipo en Cuba y continúa acaparando las principales noticias de Cuba hoy, tras más de 12 horas sin poder ser sofocado.

Según fuentes gubernamentales el incendio se produjo tras la caída de un rayo en el tanque de almacenamiento de 55 mil litros, en la Zona Industrial de Matanzas, sitio donde suelen descargar combustibles los cargueros de petróleo.

Varios periodistas matanceros aseguran que tras la primera explosión han ocurrido otras tres que han provocado, hasta el momento, 49 lesionados: nueve se encuentran en estado crítico y uno con peligro para la vida. 

Entre los heridos se encuentran periodistas que cubrían la noticia, autoridades del territorio y miembros del Cuerpo de Bomberos.

Hasta el momento se desconoce si existen fallecidos, pero varios testigos presenciales estiman que pueden comenzar a reportarse en las próximas horas.

incendio tanque de combustible matanzas desde un dron

Bomberos, fuerzas del Minint, las FAR y personal de Unión Cuba Petróleo (CUPET) no han podido sofocar las llamas. 

Hasta primeras horas de la mañana del 6 de agosto se reportan tres tanques afectados. Existe el temor de que el incendio pueda dañar la cercana termoeléctrica Antonio Guiteras, quién también fue afectada por una descarga eléctrica en julio pasado.

Según informó la Defensa Civil se evacuaron 70 personas de las áreas aledañas al incidente y de la zona industrial matancera. Otros habían salido de sus casas, atemorizados, tras la primera explosión.

El aire y la poca iluminación de las horas de la noche y la madrugada de este sábado han afectado las labores.

El viento del nordeste dirigió las llamas hacia otro tanque con una capacidad de 50 mil metros cúbicos y grandes volúmenes de combustible y, por tal razón, ocurrieron otras cuatro explosiones en un segundo tanque. 

Los matanceros reportan que desde toda la ciudad es posible ver las llamas, y la densa columna de humo negro cubre gran parte del territorio.

El poderoso incendio, incluso, puede ser observado desde imágenes de satélite, a través de imágenes infrarrojas.

Más de una docena de ambulancias han trasladado a los heridos hasta el Hospital Clínico Quirúrgico Faustino Pérez, donde son atendidos por quemaduras graves y leves. 

LEA TAMBIÉN:  Cubanos abandonan becas CONACYT México para cruzar a Estados Unidos

¿Qué pasó en Matanzas?

En horas de la tarde de este viernes, una descarga eléctrica impactó la tapa del tanque número 56 de la Empresa Comercializadora de Combustibles de Matanzas, ubicada en la zona industrial, a un kilómetro aproximadamente de la ciudad, un sitio conocido popularmente como Base de Supertanqueros. 

Tras la pérdida de la tapa comenzó el incendio del tanque, que contenía 26 mil metros cúbicos de crudo nacional, el 59% de su capacidad.

Hasta el lugar del siniestro llegó el Cuerpo de Bomberos de Matanzas y de otras provincias aledañas para tratar de controlar el fuego, pero tras más de 12 horas de labor no ha sido posible, y el incendio se ha extendido a otros depósitos. 

Estos son los mayores depósitos de combustible de Cuba, son tanques verticales con capacidad para 50 000 m3. Ellos tienen 60m de diámetro (más de media cuadra) y su altura ronda los 20m. Su techo es un domo fijo y esto ha sido algo que complejidad la extinción del incendio, explicó Rolando Issac, en un comentario en Cubadebate.

«Esta no es la primera vez que sucede en Cuba, a lo largo de los años muchos tanques de combustible se incendian porque son golpeados por rayos. Estos incendios son complejos de apagar. Para este tanque en específico se necesitan muchos recursos técnicos y fuerzas».

¿Cómo se apaga un incendio de un depósito de combustibles?

Los incendios en depósitos de combustible son de los más difíciles de extinguir y de los más temidos por los bomberos.

En esos casos no suele funcionar el agua y tampoco los sistemas de extinción a base de espuma, ya que los tanques tienen una gran superficie, a veces superior a los 40 metros.

Sin importar lo estrictos que puedan ser los protocolos, las granjas o bases de tanques de almacenamiento de combustibles inflamables constituyen un alto riesgo por su propia naturaleza.

Uno de los principales problemas para sofocar este tipo de incendios es que los métodos de extinción existentes no suelen dispensar espuma con la intensidad y cantidad necesaria.

Mal funcionamiento de la maquinaria, atentados y hasta tormentas eléctricas cargadas de peligrosos rayos, pueden desencadenar un infierno de llamas en esos depósitos. Es lo que en estos momentos sucede en la base de súper tanqueros de Matanzas.

Los incendios de depósitos de combustibles involucran a una gran movilización de bomberos y personal para sofocar las llamas.

LEA TAMBIÉN:  Fallece el militar cubano Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, director general de Gaesa

En estos casos suelen utilizarse grandes cantidades de agua y espuma —miles y miles de litros de espuma y millones de agua— que es dispensada por varias bombas de alto volumen.

Desconocemos en este momento cuál es la capacidad técnica disponible para sofocar este tipo de incendios en Cuba, aunque un forista en Cubadebate, llamado Rolando Issac, explicó cómo se tratan estos siniestros en Cuba.

«Lo primero que debe hacerse es enfriarse para que no se deforme y el combustible salga. Este tanque necesita cerca de 100 litros de agua por segundo de forma contínua para decir que se ha enfriado con éxito. De hecho, si el tanque no se enfría bien, no se puede apagar con espuma. A la vez deben enfriarse los tanques colindantes para evitar que estos se incendien por la irradiación.

«Después se debe preparar un ataque con espuma que, en este caso que ya el tanque perdió el techo es muy complicado, porque se deben buscar chorros potentes de espuma para lograr que la espuma se riegue por toda la superficie del tanque. Muchas veces la espuma se destruye con la propia llama del incendio y no se apaga, por lo que al no tener recursos para apagarlo, se deja que se quemen solos y se gaste el combustible.

«Analizando la foto podemos ver que existe mucho desprendimiento de calor y será muy difícil apagar este incendio. De hecho, no se ve que esté enfriado el tanque, el propio calor ya deforma las paredes hasta la altura del líquido.

«El mayor peligro es que el tanque haga un derrame por ebullición. Es decir que comience a botar bolas de combustible hacia la superficie, o que el agua que tiene en el fondo se evapore y haga un pistón de vapor desde adentro que boya todo su combustible encendido y arrase con todo, como ya pasó en Venezuela, Tacoa en el año 1984», concluyó Rolando Issac.

En 2005 un depósito cercano a Londres sufrió un incendio similar. Dañó 22 tanques de almacenamiento y destruyó negocios y viviendas en un radio total de 2 kilómetros.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.