control sanitario cuba

Turistas canadienses viven una pesadilla en Cuba

Varios turistas de Quebec vivieron una pesadilla durante un reciente viaje a Cuba, en julio.

Los visitantes habían sido vacunados dos veces en su país natal, sin embargo, a su llegada a Varadero, resultaron positivos al test que detecta la COVID-19.

Los canadienses fueron trasladados en ambulancia hasta un centro de salud donde tuvieron que pagar la radiografía de pulmón y una segunda prueba PCR. Hasta ese momento eran asintomáticos.

Tras pasar 24 horas en un “hotel hospital”, el resultado de la nueva prueba PCR fue negativo.

Como “un horror” describió Claudia Gagné su viaje turístico a Cuba. Claudia, de 60 años, voló a la Isla junto a su marido el pasado 18 de julio desde la ciudad de Montreal.

Ambos fueron examinados a su llegada a Varadero, tal como exige el protocolo sanitario. 24 horas después, el lunes 19 de julio, mientras se encontraban descansando en el hotel, tres personas llamaron a la puerta de su habitación y le notificaron a Claudia que su test había dado positivo por covid-19.

La canadiense se negó a abandonar el cuarto e ir sola al hospital. Prefirió quedarse con su marido.

En la mañana del miércoles, 21 de julio, cedió a la insistencia de la enfermera del hotel tras un segundo resultado positivo.

Una vez en la clínica para turistas, Claudia fue sometida a una radiografía de pulmón y otros test que le costaron alrededor de 90 dólares. Luego la enviaron a un hotel-hospital.

Según la visitante canadiense, era un hotel de “menos de dos estrellas”. Para entrar, cuenta, había que zafar un “gran candado” que volvieron a cerrar una vez que entró.

Claudia Gagné no pudo probar bocado por 24 horas y, durante todo ese tiempo, lloró desconsoladamente. “No podía localizar a mi marido y él no sabía dónde yo estaba”.

El jueves, 22 de julio, los médicos confirmaron que el resultado de su test era negativo. Claudia está convencida de que jamás tuvo covid-19.

La turista se quejó formalmente a la compañía que le vendió el viaje: Air Canada Vacations y desea que le reembolsen el dinero que se gastó en su viaje y estancia en Cuba.

Otra mujer de Quebec, que llegó a Cuba en el mismo vuelo que Claudia —aunque se alojó en un hotel distinto— cuenta una historia similar.

Karine Belleville también presentó sus quejas. Ella había sido vacunada con dos dosis y aún así dio positivo al llegar a Cuba. Luego, horas después, dio negativo, al igual que su acompañante. Nunca tuvieron síntomas de la enfermedad y creen que se trató de una “estafa”.

Belleville empezó a sospechar del protocolo sanitario cubano cuando observó que la factura de la radiografía de pulmón y de la segunda prueba PCR variaba de un turista a otro. 

Dice que intentó pagar 105 dólares —la cantidad que pagó su acompañante— en lugar de los 128 dólares que le cobraron. Además, tuvo que pagar 65 dólares por la estancia en el “hotel hospital”.

Ahora pide a Air Canada Vacations un reembolso mínimo de 500 dólares por los cuatro días que perdió en el complejo turístico de Varadero. “Se arruinaron todas mis vacaciones”, dijo.

Responden Cuba y Air Canada Vacations

Consultada por el medio canadiense Le Devoir, la portavoz de Air Canada Vacations dijo: “Nos pondremos en contacto con las autoridades cubanas para que nos informen” y aseguró que Air Canada Vacations no parece haber recibido ninguna queja de los viajeros.

Las autoridades cubanas, por su parte, señalan que “es muy importante que los pasajeros sepan que si llegan enfermos no podrán disfrutar de sus vacaciones, porque en Cuba la autoridad sanitaria establece el aislamiento obligatorio de los enfermos”. 

En su correo electrónico, la parte cubana señala que el protocolo establecido por la autoridad sanitaria local (en Matanzas) es realizar una “radiografía de tórax, un análisis de sangre y un electrocardiograma” a los enfermos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *